Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

SOBRE ALAS DE AGUILAS

Sobre Alas de Águilas”

Dios había entregado a Israel de la esclavitud en Egipto y ellos bien podrían ser una gran nación, una nación muy bendecida y muy fuerte. Los llevaba “sobre alas de águilas”.

El águila vuela a gran altura, con rapidez y majestuosidad, guardando con ferocidad su nido.

-- Éxodo 19:4-6, “Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. 5 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. 6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel”.

-- Deut. 32:10, “Le halló en tierra de desierto, Y en yermo de horrible soledad; Lo trajo alrededor, lo instruyó, Lo guardó como a la niña de su ojo. 11 Como el águila que excita su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas”.

-- De esta manera el águila despierta a sus crías para que empiecen a volar y ver por sí mismas. Revolotea, abre las alas, muestra las mociones de volar a sus polluelos. Los lleva arriba con la fuerza de sus alas y al comenzar a volar ellos, si necesitan ayuda, los recoge y los lleva otra vez sobre sus alas. De esa manera los levanta y los entrena a volar.

-- Hay varias lecciones en esto para nosotros.

Podemos y Debemos Confiar en Dios

-- Dios es muy cuidador de su pueblo. Nos protege como el águila cuida su nido.

-- Salmo 17:8, “Guárdame como a la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas”.

-- Salmo 36:7, “¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas”.

-- Salmo 57:1, “Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma, Y en la sombra de tus alas me ampararé Hasta que pasen los quebrantos”.

-- Salmo 61:4, “Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas”.

-- Salmo 91:4, “Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad”.

-- Rut 2:12, Dice Booz a Rut, “Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte”.

Como El Águila Protege Y Cuida Sus Polluelos, Así Dios Nos Cuida

-- 1 Cor. 1:9, “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor”.

-- 1 Cor. 10:13, “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.

-- Prov. 3:5, “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia”.

-- Cuando ponemos nuestra confianza en Dios, encontrando seguridad en la sombra de sus alas, podemos estar sin preocupación y regocijarnos.

-- Salmo 63:7, “Porque has sido mi socorro, Y así en la sombra de tus alas me regocijaré”.

El Señor Es El Único Que Es Digno De Nuestra Completa Confianza

-- Salmo 118:8, “Mejor es confiar en Jehová Que confiar en el hombre”.

-- Salmo 118:9, “Mejor es confiar en Jehová Que confiar en príncipes”.

-- Prov. 29:25, “El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado”.

Otras Figuras Que Enseñan

La Misma Lección

-- 2 Samuel 22:31 , “En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan”.

-- Salmo 18:2, “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio”.

Dios Renueva Nuestras Fuerzas

-- Después de mudar de plumas el águila tiene aun más fuerza. Así también Dios nos da nuevas fuerzas.

-- Salmo 103:1-5, “Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. 2 Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila”.

-- Isaías 40:28-31, “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. 29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.

-- Como Dios nos salva del pecado, también nos puede levantar, restaurar y fortalecer. Como el águila vuela muy arriba hacia el sol, así también nosotros podemos acercarnos a Dios.

Alas De Destrucción

-- El mismo Dios que nos levanta, nos da protección, provee consuelo y nos da fuerza, también viene sobre alas del águila para destruir.

-- Jeremías 48:40, “Porque así ha dicho Jehová: He aquí que como águila volará, y extenderá sus alas contra Moab”.

-- El águila es ave de rapiña. ¡Imagínese el terror causado cuando la sombra del águila comienza a cubrir el animal, pez u otra ave que será presa. Así los desobedientes deben sentir terror en su alma al contemplar el juicio de Dios.

-- Jeremías 49:22, “He aquí que como águila subirá y volará, y extenderá sus alas contra Bosra; y el corazón de los valientes de Edom será en aquel día como el corazón de mujer en angustias”.

-- Compárese 1 Tes. 5:1, “Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. 2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; 3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”.

-- Oseas 8:1-4, “Pon a tu boca trompeta. Como águila viene contra la casa de Jehová, porque traspasaron mi pacto, y se rebelaron contra mi ley. 2 A mí clamará Israel: Dios mío, te hemos conocido. 3 Israel desechó el bien; enemigo lo perseguirá. 4 Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos”.

-- Así los desobedientes deben temer el juicio de Dios.

-- 2 Cor. 5:10,11, “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. 11 Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres”

Conclusión

-- Como águila Dios nos puede llevar a las alturas de bendición pero también puede hacer sobra de destrucción sobre nosotros.

-- Por lo tanto, debemos poner toda la confianza en Dios para que nos lleve en alas de águila para cuidarnos, protegernos y siempre renovar nuestras fuerzas, pero también para evitar que un día estemos bajo la sombra de Dios como águila que desciende sobre la presa.

Amar a sí mismo - Mat. 22:39

Mat. 22:39, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Para poder amar al prójimo primero se tiene que amar a sí mismo. Jesús no dice, “amarás a tu prójimo en lugar de amar a ti mismo”, sino “como a ti mismo”.

No ser “amadores de sí mismos”

2 Tim. 3:2, “hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios”.

Pero aun cuando se exalten a sí mismos, en realidad los tales no pueden amarse a sí mismos. Tienen sentido de culpa. Se desprecian a sí mismos.

Muchos no aprecian ni estiman lo que son, sino que detestan lo que son.

Estos pisotean a otros para “probar” que ellos son importantes.

Estos deben negarse a sí mismos. Mat. 16:24, “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.

Deben humillarse. 1 Ped. 5:6, “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo”.

Cuando obedecen al evangelio, entonces pueden amarse a sí mismos.

¿Por qué debe el hombre

amarse a sí mismo?

Porque es hecho a la semejanza de Dios, Gén. 1:26, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. Esto se repite en 1 Cor. 11:7 y Sant. 3:9. Por esta razón debe haber amor propio, respeto propio.

Recordemos esto siempre no importa lo pecaminoso que sean los hombres – todos “están hechos a la semejanza de Dios”. Nada destruye esto.

Rom. 5:8, “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Cristo murió por los más perversos, los más corruptos – ¡murió por todos! Entonces, todos tienen valor.

Todos deben amarse a sí mismos sabiendo que Dios los ama.

Los cristianos deben amarse a sí mismos

Porque son hijos de Dios. 1 Jn. 3:1, “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios … 2 Amados, ahora somos hijos de Dios”.

Porque somos pueblo especial. 1 Ped. 2:9, “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios … 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios”. ¡Qué honor más grande!

Cada cristiano debe sentir mucho orgullo al pensar en esta relación con Dios.

Todo cristiano (hombre/mujer; joven/señorita; rico/pobre; educado/analfabeto; sano/enfermo; anciano/joven) debe amar a sí mismo, tener amor propio, respeto propio.

Uno debe amar (respetar) a sí mismo para que otros lo amen (respeten)

Si uno no tiene amor propio (respeto propio), ¿cómo espera que otros lo respeten?

Efes. 5:28, “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia”. Si el hombre no se ama a sí mismo, ¿amará a su esposa?

Se dice que el problema matrimonial número uno es “falta de comunicación”, pero la falta de amor propio (respeto propio), mayormente en la esposa, es enemigo aun más grande del matrimonio.

Si el marido anda mal, la esposa debe llamarlo a cuentas (en lugar de suplicar, rogar, llorar y dejarse llevar como un trapo para limpiar el suelo). Si ella hace así, él la amará aun menos. Si ella se desprecia a sí misma, él la despreciará aun más.

Si la mujer no tiene amor propio (respeto propio) el matrimonio corre mucho peligro de destruirse.

Muchas esposas son demasiado “pacientes”. Aun cuando el marido lleva mucha “amistad” con otra mujer, la esposa dice “no veo nada de malo en eso”. (Como el granjero que dice: “la zorra visita el gallinero para disfrutar la compañía de las gallinas”).

El caso de tales esposas bien ilustra la necesidad del amor propio. Todo cristiano es persona importante, digna de respeto y honor. Debe estar seguro de sí mismo, teniendo su confianza en Cristo.

No tener más alto concepto de sí que el que debe tener

Rom. 12:3, “que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura”. Algunos se exaltaban solos porque poseían ciertos dones espirituales.

Hoy en día podemos caer en este error, por causa de la habilidad que tengamos para predicar, enseñar, cantar, etc. o por el físico, tener dinero, educación universitaria.

Hay peligro de que los tales menosprecien a los otros. 1 Cor. 12:21, “Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. 22 Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios”.

Pero tampoco debe uno tener más bajo concepto de sí que el que debe tener

Mat. 25:18, “Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor”. Este texto bien representa al que subestime su talento, pensando “No sirvo para nada”. Subestima lo que en verdad vale o merece.

1 Cor. 12:14, “Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? 18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. 19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?” Todo miembro es importante y no debe ser menospreciado por otros miembros ni tampoco por sí mismo. (www.waynepartain.com)